Carlos González: “El primer gol fue una alegría brutal, se me vinieron a la cabeza todos los meses lesionado”

El encuentro del pasado sábado ante el FC Barcelona B estuvo marcado por dos regresos. El de Carlos Ruesga y el de Carlos González. El lateral onubense, lesionado en pretemporada, debutó con el Unión Financiera Base Oviedo y lo hizo dejando buenas sensaciones, pese a la derrota encajada frente al filial blaugrana.

Respecto a su primer encuentro con la elástica del Unión Financiera Base Oviedo, Carlos González destaca que “por desgracia tuvo que esperar unos meses. Pero estoy muy contento por volver y ayudar al equipo. Tenía muchas ganas. Ricardo me dio la confianza de empezar de inicio; en la primera parte estuve bien, con confianza, pero en la segunda me noté más fatigado. Estoy muy contento e ilusionado por lo que viene. Con ganas de seguir trabajando”.

Suyo fue el primer tanto del encuentro para los carbayones, que llegó en el primer minuto de juego y que significó mucho más que un gol para el equipo de Vallobín. “Ese momento, en el que tiro el primer lanzamiento y consigo meterlo, fue una alegría brutal. Se me vinieron a la cabeza todos los meses lesionado, con muletas… fue una satisfacción enorme. Durante este tiempo, como en todas las lesiones, es complicado. Se ha hecho largo. Desde el minuto uno, tenía claro que iba a trabajar para llegar al ciento por ciento. Hemos estado trabajando con la ayuda de todo el club”.

Sobre el encuentro cuajado por el equipo, Carlos González lo tiene claro. El Unión Financiera Base Oviedo dio la cara ante un equipo muy correoso y con un ritmo muy elevado. “El Barcelona es un equipazo. Jugaba a un ritmo al que, quizás, por las circunstancias, no llegábamos. Competimos durante todo el partido, pero nos faltaron detalles. El equipo está entrenando bien, tenemos mucho nivel, y eso dará resultado seguro. Nos queda una segunda vuelta e ilusionante”, destaca.

Por último, los ovetenses tendrán descanso este fin de semana. Unión Financiera Base Oviedo y Cisne han llegado a un acuerdo para aplazar el encuentro por los compromisos internacionales. “Este partido, ante el Barça B, nos llegó de forma exprés, pero ahora tenemos otras dos semanas. En especial para Carlos Ruesga y para mí. Al final es como un mes entero de pretemporada. Lo necesitamos para llegar al partido ante Agustinos muy bien”, concluye Carlos González.